Accesorios

Nada dice “yo no tengo un Ford Mustang” tanto como comprarse la crema de afeitar Ford Mustang Barbasol.