Crítica de archivo: Citroën C6 3.0 V6

En poco más de una década, los alemanes hicieron con el segmento de autos de lujo lo mismo que MTV hizo con la música: modificar el estándar de lo que es cool y de lo que no, con simples fines comerciales.

De ser un reducto del rock tradicional, hoy la célebre cadena de música es un kiosco de artistas melosos inventados por algunos cerebros del marketing radicados en Miami, todo mechado con unos reality shows para adolescentes descerebrados.

Los alemanes, a su vez, lograron que el paradigma del auto lujoso impuesto por Rolls-Royce, Jaguar y Bentley –verdaderas catedrales rodantes de estilo barroco, con mucha madera noble y metales tan preciosos como pesados- pasara de moda tan rápido como los jeans nevados.

Hoy, lo que se usa entre los autos de cinco metros de largo, cien mil dólares de precio y diseñados para ser conducidos por un chofer es el estilo panzer: tanques sólidos como una roca, sobrios como predicador bautista y discretos como un monje budista.

El diseño, el estilo y la originalidad fueron desterrados de este segmento como si los compradores de estos autos no quisieran llamar la atención para que nadie pregunte sobre el origen de sus fortunas.

Quienes no tienen ese tipo de pruritos son los mafiosos. Con la tranquilidad de conciencia de haber hecho fortuna como delincuentes sin máscara, siempre tuvieron una debilidad por la excéntrica originalidad de los Citroën más lujosos.

El cine y la TV supo exacerbar este estereotipo y mostró a los mafiosos más encantadores a bordo de Citroën DS (Munich, El día del chacal) y del CX Palas (Los Vengadores, Los Profesionales).

De la misma manera, no sorprendió cuando en el Salón de Buenos Aires del 2007, el director de cine Francis Ford Coppola le dijo a quien escribe esto: “El Padrino tendría un Citroën C6”. Así que, imbuido del espíritu de Vito Corleone, durante tres días probé el auto más provocador y extravagante de los últimos tiempos.

La carrocería es una obra de arte brillante. Mientras la mayoría de los sedanes de lujo están hechos con tres cajas bien diferenciadas para el motor, el habitáculo y el baúl, el C6 es una enorme ola de acero, aluminio y plástico que rompe en el extremo posterior, donde se encuentran los únicos perfiles afilados de su figura: las ópticas traseras. Las superficies son tan suaves y originales que es inevitable tocarlas, acariciarlas.

Es algo radicalmente diferente a lo que nos acostumbran a ofrecer BMW y Audi. Los alemanes nunca se animarían a poner una luneta trasera cóncava ni puertas sin marcos en un auto de lujo. Ni hablar de una suspensión que se sigue moviendo aún con el auto detenido. La estética del C6, en definitiva, es mucho más París que Berlín.

La gran distancia entre ejes garantiza un buen espacio interior, aunque no tanto como en el viejo CX Pallas, que permitía jugar un picadito de fútbol en el asiento trasero. El diseño del habitáculo no es tan revolucionario como el exterior, pero se siente clásico, confortable y refinado.

Su mayor virtud es inasible: el silencio. La ausencia de ruidos a bordo es estremecedora, tanto que el motor o la bocina del C6 suenan sordos y lejanos, como si pertenecieran a otros autos.

En el puesto de conducción se aprecian demasiados comandos derivados de modelos más económicos de Peugeot y Citroën, pero no importa: este auto no fue pensado para que el dueño lo conduzca, sino para que sea conducido.

La butaca trasera está diseñada para que el Corleone moderno se sienta en control de la situación. Puede comandar la calefacción, configurar el respaldo como en una butaca de Business y hasta adelantar, si le molesta, el asiento delantero derecho. Donde estaría su guardaespaldas de confianza, digamos. Los botones para hacerlo están todos al alcance del Vito de turno.

Las únicas concesiones a la excentricidad tan típicas de la marca son el display del velocímetro que se proyecta sobre el parabrisas y el sintetizador de voz que responde órdenes verbales. Para dialogar con la computadora que habla como una señora española muy educada hay que presionar un botón y dar la orden.

Por ejemplo: botón, “radio”; botón, “reproductor de CD”; botón “número de canción”. Sin embargo, no es más que una diversión para sorprender a los amigos del Padrino. A la larga, lo más cómodo será apretar el comando de la función deseada y ahorrarse la saliva para gritar “¡vendetta!”.

Que tenga el conocido V6 de tres litros de los 407 y 607 es un tema menor. También lo es el hecho de que use la misma transmisión automática de esos Peugeot. Lo único que importa es cómo fueron adaptados al Citroën C6: con suavidad.

El motor sólo se escucha cuando se lo exige a fondo y a partir de las 5.000 rpm. La caja opera con la delicadeza de una geisha recién depilada.

Los 215 caballos de potencia pueden resultar escasos para mover los casi 1.900 kilos de peso. De hecho, la aceleración de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos es casi inadmisible para un auto de este segmento. Pero condenarlo por eso sería no haber comprendido nada de lo que se explicó hasta acá.

Mientras un BMW 535 o un Audi A6 invitan a ser acelerados y vividos a fondo, el Citroën C6 pide una conducción relajada. Y la pide con la cortesía de un caballero. Su elegancia diplomática, al mismo tiempo que su transgresión mafiosa, encuentran el punto de equilibrio crucereando por una avenida a 60 km/h.

Y en esa filosofía juega un rol fundamental la suspensión Hydractive 3 Plus con control electrónico. Se trata de la última generación del sistema neumático inventado por Citroën en 1955, que utiliza ingenio hidráulico en lugar de los espirales tradicionales.

La computadora analiza decenas de veces por segundo las variables del camino y modifica el grado de dureza para ofrecer el mejor andar disponible hoy en el mercado. Para encontrar un rival de su nivel ya no hay que buscar entre los autos alemanes o ingleses, sino entre los fabricantes de colchones de agua.

A diferencia de otras generaciones del sistema neumático, los cambios en la amortiguación del C6 son imperceptibles. En el viejo C5, por ejemplo, se escuchaba trabajar al mecanismo y las modificaciones de altura de la suspensión producían cierto mareo. En el C6 todo es silencioso e imperceptible.

El Citroën C6 es una pieza de arte sin igual. Se importa sólo bajo pedido y verlo por las calles es una rareza. En nuestro mercado hay un pequeño, aunque sólido nicho de compradores de autos de más de 200 mil pesos, pero se sabe que la mayoría de ellos se decantan por marcas tradicionales, en general alemanas.

En Citroën Argentina ven esto más como una fortaleza que como una debilidad para el C6. Con un diseño fascinante, un andar aterciopelado y una personalidad única, el importador se jacta de que serán pocos quienes se animarán a comprar un vehículo que rompe con los esquemas de los autos de lujo modernos. Es la perfecta síntesis del clásico estilo de vida francés, donde ser individual es más importante que ser popular.

FICHA TECNICA
Precio: $ 332.110 (febrero 2009)
Motor: delantero transversal, naftero, 6 cilindros en V, 4 válvulas por cilindro, distribución variable, inyección electrónica multipunto.
Cilindrada: 2.946 cc
Potencia: 215 CV a 6.000 rpm
Transmisión: tracción delantera con control electrónico, caja automática secuencial de 6 velocidades.
Peso: 1.891 kg
Velocidad máxima: 235 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,6 s.
Consumo medio: 10,8 l/100 km

  1. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 08:13

    che ya está...paren un poco con las criticas de archivo

  2. gravatar

    # por Pato - 20 febrero, 2009 09:36

    ANO, CC esta de vacaciones, asi que hasta el lunes, aguantate als criticas de archivo.

    Con respecto al C6, lo vi antes que saliera a la venta por el Palomar, se ve que estaban probandolo o algun directivo lo usaba, es un buque que a primera vista impresiona por lo raro que es. Ni lindo ni feo, raro, distinto, arriesgado.

    Lo que si, el grupo PSA tiene un gran problema con sus motores, son betustos y no tiene ninguno de mayor potencia a los 215 burros, cuando la competencia tiene motores para partirlo en 2.

  3. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 09:52

    Hermoso, simplemente hermoso, yo en el país vi solo uno en Retiro ajajá (mafiosos??) pero Hdi. Es cierto que lo franceses no conciben el lujo con las prestaciones deportivas, ni tampoco con los 5 metros de largo, sus mejores creaciones son pequeños compactos con motor trasero (Clio V6) que realmente enamora a mas de un propietario alemán, pero eso no justifica un motor tan antiguo y prestaciones tan pobres, donde lo mas digno es su velocidad máxima, y eso lo vimos en el Renault Vel Satis auto que posee un planteo similar al C6, pero el rombo decidió correctamente instalar un motor naftero digno de un auto de alta categoría como el exitoso 3,5 Nissan, que monto el 350z, la virtudes nunca justifican los defectos solucionables.

  4. gravatar

    # por Tuerca Floja - 20 febrero, 2009 09:52

    Veo habitualmente uno negro por el ramal escobar de panamericana. Siempre me gustó la línea futurista de Citroen, desde el CX, siempre me deliró tenerlo, cuando veo pasar esta nave me babeo y me agarran convulciones. Es simplemente maravilloso.

  5. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 09:55

    Otro ejemplo es el nuevo RC, que recurre a un motor alemán, la verdad el orgulloso frances por el piso.

  6. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 10:06

    Linda nave, me gustaría cambiar mi Fox por uno de esos... já Aguanten las criticas de archivo.

  7. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 10:13

    Cuánto será el valor de reventa?
    Obviamente a esos dueños no debe interesarle perder la mitad del auto en un par de años

  8. gravatar

    # por Iván - 20 febrero, 2009 10:59

    Que maquinón.

  9. gravatar

    # por lolo - 20 febrero, 2009 11:21

    Hace poquito ví uno en la calle, cerca de mi casa. Supongo que tuve suerte, porque deben haber vendido muy pocos (es demasiado caro para ser Citroen, por más bien hecho que esté)... Es mucho más bonito en vivo que en las fotos, que no le hacen la menor justicia.

  10. gravatar

    # por Cronos - 20 febrero, 2009 11:31

    No me gusta nada, la cola parece la de un auto tipo "Spark", el perfil es un horror, parece un lanchon de esos que quiere vender BMW con sus nuevos concept, la consola no está mal, me gustaria ver el resto del interior, sobre todo el tablero.

    y el frente no puede ser mas sobrio y aburrido.

  11. gravatar

    # por Sotto - 20 febrero, 2009 11:55

    Sublime, en vivo es increíble. Un auto sólo para ser vivido desde el asiento trasero. Diseño Francés jugadísimo, al estilo del diseño que otrora tuviera Renault antes que mutaran al diseño Rumano.

  12. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 12:40

    Tan diferente a todo, sencillamente (todo lo contrario) genial

    Muy buenas las notas de archivo.

    Perverso

  13. gravatar

    # por XYZ - 20 febrero, 2009 12:54

    Despues del DS 21 todo es viejo, grasa y si creatividad.
    Y cuando digo todo me refiero a todos los autos de su categoría.

  14. gravatar

    # por Diego - 20 febrero, 2009 13:07

    Una empanada gigante...

  15. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 14:09

    Que maestro el puchucho -lease perro- que salió en primer plano en la primera foto.

    JC

  16. gravatar

    # por RooK - 20 febrero, 2009 14:32

    Quiero dejar mis felicitaciones para el redactor de este blog, además de demostrar gran conocimiento del tema, el modo de escribir es tan humano y ameno que parar de leer es difícil.

    Ojalá sigan con esta calidad de contenidos.

    atte. un lector drogadicto

  17. gravatar

    # por GUILLOTE CF - 20 febrero, 2009 14:33

    Diego, tu comentario sobre la empanada...me parece algo rustico, de todos modos no podrías negar que tiene un repulgue mucho mas que interesante, para diferenciarse de las de jamón y queso...

    "Open your mind"

    Saludos.

  18. gravatar

    # por Joselo - 20 febrero, 2009 14:47

    Que tienen de malo las empanadas? Quiero una salteña, una de carne picante y una de humita. Con una copa de cabernet sauvignon. gracias.
    Pd. este auto me vuela la cabeza. es impresionante.
    Pd 2. CC, TD, me permito una sugerencia. Podrian hacer sorteos cuyo premio fuera "medio día probando el auto en Mi Garage", o algo así, creo que más de uno nos morimos por acompañar aunque sea un rato al tester y dar una opinión. Salud!

  19. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 15:34

    la foto del baul es un asco realmente no puede estar tan feoo!!

  20. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 15:38

    Sarpada idea la de Joselo.

    Perverso

  21. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 15:48

    para RooK...que te pensas que sos drogadicto?? que onda loko??? aca todos nos drogamos que te venis a hacer aca..??

  22. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 15:49

    para RooK...que te pensas que sos drogadicto?? que onda loko??? aca todos nos drogamos que te venis a hacer aca..??

  23. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 16:03

    Yo por ejemplo fumo chachimba y leo, capichi???
    Ca.Ro.So.

  24. gravatar

    # por Bruno - 20 febrero, 2009 16:50

    Joselo buenisima tu idea, pero q bajon al q le toque "probar" el nuevo palio o spark jajaja. La posta es q sea de autos "interesantes" para arriba.

  25. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 18:48

    Anonimo SALAME el motor de RC es un bloque de PSA, bien frances.
    Que hayan metido mano los tedescos es otra cosa.
    Pero decir que el motor es aleman es cualquiera.

  26. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 19:07

    100000 verdes !, quién en su sano juicio paga eso por un citroen???

  27. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 22:34

    Anónimo la verdad que insultes a lo participantes del Blog, y encima desde el desconocimiento es tristísimo por vos y por el blog, Te comunico que el motor es de origen angloalemán, los únicos componentes del grupo PSA son la configuración electrónica, los múltiples des escape y la trasmisión, que si sabes salgo te darás cuenta de que no es poco, pero inclusive técnicamente es un motor alemán, no te conunfas con el 2.0 RC, y no posee ningún bloque PSA, ni siquiera la trasmisión es del grupo PSA entra al Web Site del club RC, se encuentra el Google, y esta en Frances.

  28. gravatar

    # por Anónimo - 20 febrero, 2009 23:57

    me encantan estas criticas de archivo,pongan mas,y en cuanto al auto,q lastima q no se vendan mas autos de este tipo,q los alemanes cansan

  29. gravatar

    # por Anónimo - 21 febrero, 2009 00:49

    lo vi en vivo y en directo y me perece un autazo, muy buen disenio, sobrio y a la vez vanguardista...

    sobre quien pondria 100K verdes por un citroen? alguien q conozca de autos y no se quede con el tipico estereotipo citroen=berreta, renault=premium... (o alguna otra, renault cayo aca al boleo...)

    en el 1er mundo si bien las dos son generalistas, citroen se destaca por su 'individualidad' digamosle. Si alguien quiere algo bueno y no caer en el monton (MB, BMW, Audi, etc) puede llegar a poner las 100K (o lo q sea q valga en EU) por un citroen, que en el caso del C6 no es tirar la plata...

    mi humilde opinion...

    Santiago

    PD: es mas, a mi parecer, con los ultimos disenios que saco citroen, C3, C4, C5, C6 me parece que esta por arriba de muchas generalistas...

  30. gravatar

    # por ZZX - 22 febrero, 2009 02:42

    el padrino moderno es tony soprano y ya saben lo que maneja, ni a palos el padrino manejaría un citroen, empezando porque son autos que no se venden en usa.

    el artículo parece un chiste malo largo. lástima porque acierta en que es un auto para un frances y un producto muy frances en el aspecto de que importa más ser individual que éxito de vista.

  31. gravatar

    # por Anónimo - 23 febrero, 2009 11:55

    Che, ando sin tiempo de leer la nota y los comentarios..... ¿están hablando de la raza del perro que salió tapando la óptica de ese anfibio negro, no?

  32. gravatar

    # por Anónimo - 16 noviembre, 2009 12:00

    MICHAEL 1963, From Pescara, Italy *
    Le grosse Citroen mi sono sempre piaciute! Sin da quando ero ragazzo restavo affascinato dalle “DS”, poi le “CX” e ancora le “XM”! Ricordo che stavo ultimando l’Università quando presentarono la “XM”, io andai a vederla con 2 amici e mi piacque tanto. Qualche tempo dopo la laurea, nel 1995 ne acquistai una in versione 2.000 injection che per la verità si rivelò piuttosto cagionevole di meccanica, con visite troppo frequenti dal meccanico. Poi nel 1999, non essendoci una nuova ammiraglia Citroen, acquistai una Alfa Romeo “166″ ( e ne fui molto soddisfatto) e nel 2004 una Jaguar che guido tuttora. Però ho sempre cercato una ammiraglia Citroen e quando commercializzarono la “C6″ andai li dove ero andato a vedere la “XM” e volli provarla! Il modello era un 2.700 Executive. Debbo dire che ci ritrovai tutte le belle cose della “XM” notevolmente migliorate! Ottima tenuta di strada, spazio interno, agilità e precisione nella guida, motore brioso e interni molto lussuosi. La linea mi rendo conto che non a tutti può piacere. A me tutto sommato piace, anche se ritengo che nella parte posteriore si poteva fare di più! Sicuramente alla guida della “C6″ ci si distingue dalla massa (tutti con le solite, belle, tedesche!!!). Ora guido ancora la mia Jaguar, ma quando sarà il momento di cambiare auto, un pensiero alla “C6″ lo farò sicuramente, anche se poi non so se l’acquisterò!