Ser "la novia de" tiene sus privilegios

Muchas chicas sueñan con enamorar a un príncipe para, entre otras cosas, recibir fastuosos regalos de su amado. Pero están equivocadas: la cosa puede ser aún mejor. Por el simple hecho de ser la novia del Príncipe Alberto de Mónaco, la sudafricana Charlène Wittstock recibió por parte de Audi un flamante TT 3.2 Quattro en color negro.

Audi justificó la movida de marketing por el hecho de que Charlène representará a su país en natación durante las próximas Olimpíadas de Beijing 2008. Lo cierto es que si Georgina Bardach quiere un auto igual, primero va a tener que levantarse algún principito europeo.

  1. gravatar

    # por Tinta digital - 23 mayo, 2007 09:18

    Vos decís que si Georgina Bardach clasifica para las Olimpíadas Audi Argentina no le va a dar un auto para "hacer marketing"?
    Me parece que estás prejuzgando....je
    (y lo peor es que Bardach debe ser una de las deportistas olímpicas argentinas con más posibilidades de destacarse)