La aventura del Team X-Raid en el Hotel Alvear

Durante el Rally Dakar Argentina-Chile 2009, la BMW X3 del equipo oficial X-Raid deberá enfrentar muchas dificultades, pero ninguna como las que padeció en la madrugada de ayer en el centro porteño: en el Hotel Alvear se hizo la presentación oficial del primer team para esta competencia que se realizará en enero próximo y para entrar la camioneta al salón hubo que quitar los guardabarros, las puertas y las ruedas. Los pisos de parquet centenario se protegieron con fenólico y toda la operación se hizo a las dos de la mañana del lunes, en el máximo silencio para no despertar a los huéspedes.

La X3 estuvo apenas 24 horas en Buenos Aires y, por motivos de cláusula, la compañía de seguros rechazó el plan inicial de hacer la presentación en un médano artificial en el conurbano bonaerense. No es broma. La camioneta llegará hoy a Mendoza donde se harán las primeras pruebas.

Con un flamante motor seis cilindros turbodiesel con 290 caballos de potencia y una velocidad máxima de 200 km/h, una de las X3 será conducida por el piloto mendocino de enduro Orlando Terranova (en la foto, a la izquierda), acompañado por el australiano Lee Palmer (derecha). “Haré todo lo posible por poner a la Argentina en lo más alto de la especialidad”, prometió Orly.

Por su parte, los directivos de BMW Argentina confirmaron los lanzamientos para el 2008 que ya habíamos adelantado en diciembre pasado.

  1. gravatar

    # por zurok - 12 marzo, 2008 00:07

    Pensar que la x3 "de calle" es menos off-road que un f1...

    Porque lo llaman DAKAR?¿? se lo llamaba dakar porque se iba desde parís hasta dakar, ahora va a ir por sudamérica, tiene que cambiar el nombre... en todo caso EX-dakar...

  2. gravatar

    # por fluence - 12 marzo, 2008 22:09

    En la década del 80 y principios de los 90´s leìa en Solo Auto 4x4 de España las crónicas del Dakar de esos años y aparte de dar cátedra de narración periodística reflejaban un espíritu de competencia que dificilmente se repita en esta edición, igual daría mis dos piernas a cambio de poder participar en una etapa aunque sea de banderillero (si es que hay banderilleros).