Crítica: Mercedes CLC y C Touring

En invierno y a las nueve de la mañana, el autódromo de Buenos Aires puede ser uno de los lugares más fríos e inhóspitos del planeta. Pero la cosa cambia bastante cuando sos el primero en llegar y te preguntan cuál de los seis Mercedes-Benz que están estacionados en boxes querés salir a manejar.

El Mercedes C-Experience será una especie de road show que recorrerá Buenos Aires, Mendoza, Tucumán, Córdoba y Santa Fe para presentar la línea completa de la Clase C, el modelo que logró que la marca de la estrella volviera a disputar el primer lugar en el segmento de los autos premium.

Entonces, no lo dudé y me zambullí dentro de un flamante CLC 350 Sport de color blanco. Tenía la llave en el contacto y lo primero que hice fue llevar el climatizador automático a 25 grados para descongelar mis neuronas. Esta coupé de apenas 4,45 metros de largo tiene espacio cómodo para dos personas y una butaca trasera reservada para niños, ni siquiera adolescentes. Tiene un habitáculo muy luminoso, gracias a un doble techo panorámico que abarca las dos filas de asientos. Al correr las cortinas con el motor eléctrico, el sol entra con generosidad desde todos los ángulos y eso fue algo que se agradeció en una mañana como la de hoy.

El interior del CLC es una grata sorpresa. Esta coupé se ensambla para todo el mundo en la planta brasileña de Juiz de Fora. No está considerado un auto del Mercosur porque la mayoría de sus componentes provienen de Alemania, pero la buena noticia es que su calidad de terminación está a la altura de un Mercedes-Benz. Los materiales son de calidad, el tapizado en cuero de dos tonos tiene costuras impecables y una vez en marcha no hay chirridos molestos, a pesar de que esta unidad viene de varios días de malos tratos por parte de concesionarios y clientes. Todo esto convierte al CLC en un verdadero eslabón perdido, la prueba viviente de que el Mercosur no es una región condenada a producir vehículos de calidad mediocre y de que es posible hacer las cosas bien cuando uno se lo propone.

Claro que todo tiene un precio, y el de este CLC 350 Sport es de 61.900 dólares, aunque existen versiones más económicas desde 54.900 dólares.

¿Por qué es tan caro? No es porque sea un auto nuevo. Mercedes-Benz asegura que se renovaron “más de 1.100 componentes” con respecto al anterior Sportcoupé que se comercializó entre 2001 y 2007. Pero lo cierto es que es el único de los actuales Clase C que conserva la plataforma de la antigua generación. El verdadero motivo de su valor radica en la mecánica, que tampoco es muy nueva, pero es de una eficiencia contundente.

Con 272 caballos bajo el acelerador y la caja secuencial en modo Sport giré cuatro vueltas a fondo en el circuito número cinco, donde el CLC demostró un comportamiento nervioso y muy divertido. Su carrocería corta posee inercias que requieren concentración en las curvas a alta velocidad, donde tiende a deslizar el eje trasero ante la más mínima irregularidad en el pavimento. Los frenos se mostraron muy eficientes al comienzo, aunque mostraron algunas señales de cansancio en la última vuelta. La caja secuencial no es todo lo Sport que su programación indica, pero esa carencia la cubren con esmero los 350 Nm de torque que hay entre 2.400 y 5.000 rpm. Al final de la recta, no fue difícil alcanzar los 200 km/h.

Sin embargo, el comportamiento del CLC no se mostró en ningún momento a la altura de perfección que había quedado grabada en mi memoria cuando manejé el C 350 Avantgarde hace un año. Por casualidad, había un ejemplar de este sedán en color plateado también en el autódromo y ni bien entré a boxes cambié de montura.

La diferencia entre una generación y otra de la plataforma de la Clase C es abismal. El sedán transitó con suavidad y equilibrio –e incluso a mayor velocidad- las mismas curvas por donde el CLC demandó mayor esfuerzo y concentración. A pesar de tener el mismo motor, hasta parecía que la entrega de potencia también era más suave y lineal.

Esta armonía también la tiene el C Touring 200 Kompressor, el otro auto que se presentó hoy en el autódromo. La familiar se ofrece sólo con un motor sobrealimentado de 184 caballos y se puede elegir entre una caja manual y otra automática. Elegí la primera, porque hacía rato que no era yo quien metía los cambios en un Mercedes-Benz. Es una caja precisa y muy suave, más bien orientada a un uso confortable que deportivo. Está muy lejos del tacto más metálico y aguerrido que ostentan las transmisiones manuales de Audi y BMW.

Que el tacto no sea agresivo no significa que sea un vehículo de prestaciones pobres: al final de la recta del autódromo llegué a 185 km/h y declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos. De todos modos, el foco está puesto en la familia. Y no en cualquier familia: una que necesite hasta 1.500 litros de capacidad de carga, revestidos en un ambiente de calidad y buen gusto.

Ese target tan definido también se nota en el equipamiento de seguridad, que ofrece de serie una silla infantil y el sistema Pre-Safe, que pone en alerta a todos los sistemas de seguridad del auto cada vez que detecta una maniobra potencialmente peligrosa. En palabras más sencillas, esto se explica de la siguiente manera: cada vez que bajaba a fondo por el Tobogán del autódromo, el cinturón de seguridad se pretensionaba con fuerza hasta dejarme sin aire.

Una manera tan sutil como alemana de pedirme que levante el pie del acelerador.

  1. gravatar

    # por HALCON - 21 agosto, 2008 17:09

    y nuevamente CC entro a una jugueteria cerrada para el solo.

    felicitaciones !


    cuando vas a hacerte un test para coches que podriamos llegar ??


    quisiera que le hagas un test al corsa, al logan, y al uno.


    avisame y te los filmo...ya que sera historico !

    saludos

  2. gravatar

    # por JayCee - 21 agosto, 2008 17:16

    CC, mas alla de ser un mercho y ser un polvo de lindo, de calidad y etc... ¿Es mi impresion o el sportcupe te decepcionó un poco?

    Yo leyendo lo que vos pones en la nota, me decepcionó sin haberlo manejado... pero capaz es de envidia :D

  3. gravatar

    # por CC - 21 agosto, 2008 18:07

    Jaycee, no me decepcionó. El CLC es un gran auto. Pero el Clase C de nueva generación es aún mejor.

  4. gravatar

    # por damo - 21 agosto, 2008 19:49

    en diseño la touring me resulta mas atractiva que el sedan, pero no tan hermosa como la anterior touring, con esa caida redonda del techo mmmmmmmmmmmmm (baba)..

    es inetresante xq la touring del serie tres se vende con un diesel, y esta merc con un naftero..q raro..

    apoyo la mocion de halcon con un test de los baratos!! saludos CC!

  5. gravatar

    # por Keep Driving - 22 agosto, 2008 08:00

    Cuando los vamos a tener por Cordoba? Podemos ir a probarlos?

  6. gravatar

    # por niko-cba - 22 agosto, 2008 08:29

    CC, que te parece??? No me parece tan lindo como en la maqueta...
    Ojala no se llame SENDA, me suena a viejo, jaja
    http://www.worldcarfans.com/9080822.001/official---vw-presents-the-sedan-version-of-gol